sábado, 17 de julio de 2010

Petaqueros de lujo (2): Manuel Ortiz Morales

Dentro de esta sección dedicada a nuestros petaqueros* más veteranos o más destacados por su trayectoria profesional, PETAQUEROS DE LUJO, hoy presentamos a Manuel Ortiz Morales. Durante su visita a nuestro Museo nos ha deleitado con su experiencia y sabiduría a lo largo de toda su vida. Vamos a ir trazando una breve reseña de su trayectoria vital. [Fotos: Paco Solano]

Manuel (Manolo) Ortiz nació en Ubrique el 3 de diciembre de 1936. Nos cuenta la anécdota de que, aún con pañales, su primer chupete fue un trozo de cuero de las tenerías que teníamos por entonces a lo largo de nuestro río. Sus inicios fueron en la fábrica de Luis Piñero de la Rosa, en la calle Botica. Tenía por entonces nueve años de edad. Se marcha a la fábrica de Piña, que tenía una sociedad con los Hnos. Cantos. Pasa sobre los diez años al taller del padre de Robustiano del Canto Montero. En la primera fotografía le podemos observar con una liara** que perteneció a esta fábrica y hoy forma parte de nuestros fondos. Con trece años fue a la fábrica de Castro y Ortega, donde hizo estuchería y a sus dieciséis empezó a sacar diseños y patrones, por lo que empieza a despuntar en lo que fue su cometido dentro de las distintas empresas en las que desarrolló su labor profesional.

Cuando cumple veinte años decide emigrar a Brasil, país donde trabaja en una empresa denominada La Mundial, propiedad de un señor judío. En ella se desempeña dentro de su organigrama como jefe de sección y diseña fundas de radio y de máquinas de escribir. Regresa a los veintiséis años a Ubrique, donde monta la fábrica a Serafín Carrasco, también a Juan Ortiz y a José Pulido una sección de maletines. Todo esto sucede entre los treinta y cuarenta años de edad de Manolo Ortiz. Sigue más tarde en la empresa Ubripiel, de diferentes socios ubriqueños donde montan un estudio de diseño y, por último, trabaja con Paco Vega donde diseña y hace patronajes y muestras para marcas de mucho prestigio, entre ellas Pierre Balmain.

Manolo también se distingue por tener diferentes premios relacionados con el sector de la marroquinería. Desde nuestro Museo agradecemos encarecidamente su visita y reconocemos su importante labor dentro del mundo de la marroquinería.

* 'Petaquero' es la denominación tradicional en Ubrique de los marroquineros, en alusión a una de las piezas más características que confeccionaban los primeros artesanos: la petaca. 'Las petacas' es, por extensión, una forma general de aludir al trabajo y la industria artesanal marroquinera. Y 'petaquería' es una fábrica o pequeño taller de confección de artículos de piel.

** 'Liara' es un recipiente tradicional para contener el almidón que se utilizaba como adhesivo, antes de la introducción de las colas y pegamentos sintéticos. Consistía en un trozo de cuerno o asta de bóvido, hueco, al que se cerraba la base con una lámina de corcho, a modo de pequeño vaso, con la característica forma curvada que delataba su origen natural.


No hay comentarios:

Google+